in

Ricardo Cardona, la historia de un verdadero campeón

En nuestro país son innumerables las glorias que han tenido sus cunas, pero por falta de impulso terminaron criándose en el exterior. Es el caso del exboxeador Ricardo Cardona, quien estando en vida, acudió a una “mentirita piadosa” para poder debutar en Venezuela.

En sus años entre los vivos, el oriundo de San Basilio de Palenque, concedió una entrevista  a Antena 2, en donde relató la manera de cómo pudo finalmente dar el salto al profesionalismo.

“Yo dije en Venezuela que era profesional en Colombia, fue por el deseo de superación que yo tenía. Dije que había hecho dos peleas como profesional, dos ganadas, una por nocaut y una por decisión. Peleé con un hombre experimentado y gané por nocaut”, señaló Cardona.

Este púgil hizo de Caracas su hogar, aprovechando que en ese lugar se encontraban todos sus familiares. “Llegué allá con las miras puestas en el box. Sabía que iba a hacer algo en el boxeo, tenía las cualidades”.

La carrera de Cardona fue excelente, tanto que en 1976 retornó a Colombia a disputar contra Rafael Montes el título nacional de los gallos, el cual se adjudicaría después de ganar antes del límite en la Plaza de Toros de Cartagena de Indias. Tal logro marcaría el comienzo de la gran historia del bolivarense.

Después de realizar varios encuentros a Ricardo se le presentó la oportunidad de una pelea de título mundial de los supergallos, avalado por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) que ostentaba el coreano Soo-Hwan Hong.

“Nunca me creyeron, yo era un desconocido porque toda mi carreta la había hecho en Venezuela. Le dije Dios mío ayúdame, necesito ganar para pagarle a unas personas que le debo en Venezuela. Dicen que los chinos son difíciles, pero yo soy palenquero”, manifestó Cardona.

Fue justamente ese sentimiento patrio y la raza palenquera, los que le permitieron, en 1978, ganar por nocaut técnico en el último round y convertirse en el tercer boxeador campeón del mundo para Colombia, cumpliendo entonces, la promesa hecha a su madre, quien posteriormente sería condecorada por la Cámara de Representantes como “madre de vientre útil”, por traer al mundo a dos campeones mundiales, el otro  fue Prudencio Cardona por el peso mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Posteriormente Cardona defendió su cetro en seis ocasiones, cinco de ellas con éxito, incluyendo una frente a su compatriota Rubén Valdés el mismo año de la obtención. Finalmente perdería la faja en Estados Unidos, frente al local Leo Randolph en 1980.

En 1981, se le presentó la oportunidad de recuperar el cetro perdido frente al argentino Sergio Víctor Palma, en el país gaucho, pero un nocaut técnico en el asalto doce lo impidió.

Después de retirarse de la órbita de los títulos, realizó siete encuentros más, obteniendo tres triunfos y cuatro traspiés. El 30 de junio de 1984 fue la último vez que se le vio a Ricardo por los entarimados, su despedida fue en Panamá contra Jorge Lujan, sufriendo un nuevo nocaut en el décimo episodio. Pero su adiós definitivo lo daría el 11 de octubre de 2015 en una clínica en Barranquilla, en donde un cáncer de próstata lo retiro del ring de la vida.

Este bolivarense dejó el mundo de los vivos, pero marcó una frase que retumbará para la historia: “el boxeo ha perdido prestigio. Hay tantas instituciones que ser campeón no llama la atención. Antes la gente salía a ver el boxeador porque era algo impresionante”.

A Ricardo Cardona, quien murió siendo pensionado por ser gloria del boxeo, le quedaron sueños por cumplir, como el de realizar su propio gimnasio para impulsar a jóvenes promesas al ámbito internacional, pues nunca encontró el apoyo económico.

Su sepelio se realizará este martes a las 4:00 p.m. en el Cementerio Universal, en el centro de Barranquilla.

Por: Redacción BDC     Foto: Tomada de Moisés Imitola Silva 

‘Machete’ le cumplió a los lectores: ganó en tres rounds

“Eléider es un obstáculo a vencer para cumplir mi sueño”: Isaac Chilemba