in

Cartagena le dio el último adiós a ‘Rocky’ Valdés, uno de los grandes de la historia

Rodrigo Valdés se despidió de la vida en uno de los lugares en donde pasó más tiempo en sus últimos años: una mecedora ubicada en la sala de su casa, en donde duraba horas viendo televisión, actividad que solo era interrumpida por el molesto ruido de los aviones que aterrizaban y despegaban del aeropuerto Rafael Núñez, muy cerca de su vivienda.

Según narran familiares, esa lamentable noche de lunes Rodrigo se disponía a levantarse de su asiento para buscar un vaso con agua cuando instantemente se desplomó ante la desesperada mirada de su compañera sentimental Ana Tijerino y dos de sus doce hijos.

“Mi padrino llegó a las clínica tipo 11:30 de la noche, pero ya había fallecido por un infarto fulminante. Se hicieron las reanimaciones, pero no se puso hacer nada”, contó Bernardo Caraballo Jr., ahijado del desaparecido deportista.

La salud de ‘Rocky’ se había venido deteriorando con el tiempo y varios de sus allegados eran conscientes de esa situación.

“Era muy buena persona”, recordó Antonio Cervantes. “Yo siempre le pedía a todos mis santos por la vida de él porque sufrió muchos años con la azúcar. Fue una tremenda persona, noble”.

Hoy, todos los amigos del boxeo lloran la partida del segundo campeón mundial de Colombia, quien creció en las humildes calles del barrio Chambacú de Cartagena.

“Jugábamos juntos a la bola de caucho, a la tapita que es como un juego de béisbol, íbamos a la playa”, narró Orlando Pineda, quien recordó que el inicio de ambos en el deporte de las narices chatas ocurrió cuando tenían 15 años y al lado de figuras como Antonio Cervantes, Pedro Vanegas, Milton Méndez y Antonio Pitalúa, quienes eran orientados en ese entonces por Carmelo Prada.

Justamente, fue su amigo Pineda su primer rival en el profesionalismo, aunque ya en el plano aficionado se habían enfrentado dos veces. El saldo general fue de 2-1 a favor de ‘Rocky’.

“En la primera pelea recuerdo un hecho muy simpático. Al comienzo del combate yo extendí mis brazos para saludarlo y él no entendió y me zampó una trompada de esas de las que él tiraba y yo peleé, pero no veía bien a Rodrigo, lo veía empañado y yo le tiraba y no lo alcanzaba. Al final del round mi entrenador me estaba quitando los guantes y le pregunté por qué lo hacía si apenas era el primer round y me dijeron que no, que ese era el tercer round, la pelea se había terminado y que había luchado muy mal. Yo no entendía lo que había pasado”, narró Pineda.

Muchos de los nombres mencionados lograron grandes gestas con sus puños, otros se quedaron en el camino, pero sin duda, uno de los más destacados fue Valdés, doble campeón mundial del peso medio y uno de los mejores del mundo en esa categoría en la década de los 70.

“Tremendo peleador, solo le faltó ganarle a (Carlos) Monzón. Era muy guapo. Él y yo somos los máximos ídolos del boxeo colombiano. No le ganaba cualquiera, por eso le decían ‘Rocky’. Esta es una gran pérdida para el boxeo porque era un buen tipo, chistaba con todos”, dijo ‘Pambe’, quien destacó la labor del también fallecido Ricardo Cardona, haciendo alusión al tridente que empujó el pugilismo nacional a la gloria.

Sin embargo, y a pesar de su gran estilo, su viveza en el cuadrilátero y sus grandes gestas, el boxeo no era el deporte favorito de Valdés, quien en muchas ocasiones se escondía de su empresario Melanio Porto cuando debía viajar a Estados Unidos. Aunque a ciencia cierta no se conoce si lo hacía por el miedo a los aviones, por la melancolía de alejarse de su ciudad amada o por el mismo deporte.

“A Rodrigo si algo no le gustaba era el boxeo. Él quería ser beisbolista. Cuando él iba a los Estados Unidos traía gorras, guantes, pelotas y manillas, pero nunca trajo ni guantes, ni sacos”, externó Pineda.

Aunque siempre huía de sus viajes, Melanio encontró una mina de oro en Valdés, quizás por eso le apostó e insistió tanto en él.

“Somos de la misma época”, puntualizó el empresario Nelson Aquiles Arrieta. “Yo desde el primer momento estuve promoviendo carteleras y me tocó hacerle varias peleas. Incluso, con Melanio le hicimos la pelea con (Germán) Gastelbondo en el estadio Once de Noviembre. En ese momento eran los dos mejores de su peso. Rodrigo fue el mejor contragolpeador de su categoría”.

Aunque sin lugar a objeciones, el gran logro de ‘Rocky’ como boxeador fue ganarle por primera ocasión a Bennie Briscoe en Mónaco y colgarse el cinto mundial del Consejo Mundial de Boxeo.

“Cuando él tumba a Briscoe, en ese justo momento hubo un temblor en Cartagena. No fue gran cosa, pero aquí en Cartagena cuando se mueve algo nos asusta porque no es costumbre. Corrí como 300 metros y cuando nos paramos que quisimos volver ya la pelea se había acabado. Ese susto se confundió con la alegría y yo temblaba, pero no sabía por qué”, relató Pineda.

Todas esas vivencias fueron recordadas con ‘Pambelé’, la última vez que ambos compartieron juntos, la cual fue en medio de un homenaje realizado a este último por los 44 años de su campeonato mundial, aunque también aprovecharon el momento para reírse con sus travesuras.

“Recuerdo que estábamos en Bazurto hace 10 años. Él estaba tomando ron cuando yo llegué y me dijo: ‘Antonio, campeón. Pon 20 mil pesos para comprar la botella’ y ¿sabes qué hizo? Salió a comprarla y no vino más (risa). Pero creo que lo hizo para que yo no tomara”.

Esas y otras hazañas son revividas por todos los amantes del deporte en La Heroica, reuniéndose en la discoteca El Escándalo, donde las cintas son reproducidas.

“Yo la presento grabada en El Escándalo. Presento las de Caraballo, las de Pambelé, las de Rodrigo y otras peleas grandes”, señaló ‘Nelaqui’.

Pasó el tiempo y Valdés se retiró del boxeo, pero en últimas, hubo un gran intento para regresar a ‘Rocky’ a la gloria en 1980: enfrentar a Sugar Ray Leonard. El termómetro para medir si el bolivarense estaba listo para este desafío fue el norteamericano Charles Hayward, un modesto pegador que solo ganó una sola pelea en toda su carrera. El crédito demoró 7 rounds en noquear a su rival, por lo que su presentación no convenció.

“Quisieron reaparecerlo porque le estaban dando una pelea con Sugar Ray Leonard, pero después de ponerlo con el americano decidieron que esa pelea no iba porque Leonard estaba en su mejor momento y ya Rodrigo era un hombre retirado”, reveló ‘Nelaqui’.

Por: Jeffry Almarales Nieto / @JeffryAlmarales

¡Hay pelea! Golovkin y Jacobs dieron el peso

“Si Chocolate noquea, nadie lo va a parar”: Luis González