in

El día que Andrés Pineda le puso el ojo morado a Enis Pacheco

Dos de los protagonistas de la velada a realizarse este sábado en Puerto Colombia son compañeros de entrenamiento, hablamos de Andrés Pineda y Enis Pacheco, quienes vienen realizando juntos los sparrings en el gimnasio Cuadrilátero, desde hace cuatro meses.

Cualquiera pensaría que por ser de diferente género las sesiones no se cumplen con la mayor intensidad, especialmente por parte de Pineda, pero es totalmente lo contrario. Andrés se toma tan en serio los ejercicios que en medio de un entrenamiento olvidó que realizaba el trabajo con una mujer y conectó un fuerte golpe que cambió el color del ojo de Enis.

“Una vez tuvimos un sparring en donde ella estaba medio enferma y quiso hacer la sesión. Hubo una mano que no sé de donde salió y le coloqué el ojo morado (risas)”, narró Pineda.

Enis, quien no desmintió la situación y aceptó que el trato de Pineda en los sparrings es como si estuviera haciéndolo con un boxeador masculino, aclaró que sólo salió lastimada en esa ocasión, pero que en las demás es quien termina venciendo.

“Él no me trata como niña. Este señor que tengo al frente me ha enseñado a protegerme mucho en la zona media y a contratacar. Me ataca, me golpea, recibe y se cubre. Hacemos un buen equipo. Así me ponga los ojos morados es un gran compañero, pero sigo siendo yo quien le da clases (risas)”, declaró Pacheco.

Los dos púgiles quienes señalaron que han aprendido mutuamente reflejado en el fortalecimiento de sus habilidades, se dieron el apoyo para que ambos obtengan el mejor resultado el sábado en Puerto Colombia, sin que alguno de los dos vuelva a salir con el ojo morado.

Por: Jeffry Almarales Nieto / @JeffryAlmarales

Peter Quillin: el ‘cubano’ que no habla español y quiere reinar en las 160

“Nunca había visto que robaran un TKO de una forma tan flagrante”